De un Sábado de Varios Temas…

Seven Readers!!…

Ando de guardia en la oficina y como en Yucatán hoy parece no pasar nada (salvo unas elecciones en el FJR del PRI, es decir entre los desmemoriados jóvenes que ignoran la historia de este país, o la conocen perfectamente y se apuntan desde muy temprana edad para agarrar “hueso”) así que me da tiempo para regresar al blog y escribir uno de esos posts que tanto me gustaban y que eran como una especie de resumen las instrascendencias que suelen despertar mi curiosidad.
Así que aquí vamos…
Sandoval…
Lo más sorprendente de Sandoval Íñiguez es que el domingo tendrá el descaro de pararse en un púlpito y decir que uno debe “Amar a su prójimo como a uno mismo”. Muchos dirían que eso es doble moral, yo tengo la impresión de que es cinismo puro.
En realidad creo que la jerarquía católica se opone al aborto, al matrimonio homosexual o a la adopción homoparental, por una cuestión de orden político y que se traduce en la pérdida de influencia entre la gente y por ende en la pérdida de poder. Es decir, mientras más gente ejercite su capacidad crítica y su libertad de pensamiento mientras se libera de dogmas arcaicos, menos asistirá a las iglesias que a su vez dejarán de recibir limosnas. Al alto clero le preocupa que en un futuro sus feligreses disminuyan pues es casi seguro que la mayoría de los niños adoptados por parejas gays, serán niños que – por la discriminación promovida desde los púlpitos – no tendrán la necesidad de asistir a ningún tipo de Iglesia…a menos que las Iglesias cambien (e incluyo a las evangélicas que son a veces mucho más intolerantes que la Católica, pero que reciben menos atención medíatica).
Pero si nos remitimos a los tiempos eclesiásticos, es posible que lo hagan en unos…200 años. Para entonces es muy probable que la sociedad haya dejado atrás a las Iglesias y estemos en una sociedad sin religión.
Verán nuestros mega bisnietos que sucede.
Modern Family…
Durante toda la semana estuve recomendando en Twitter que vean el estreno que Fox tuvo el pasado martes. Lo hacía porque me parece que hace mucho tiempo que una serie de televisión no se estrenaba en un momento tan oportuno. Y es que con toda la discusión que hemos tenido acerca de la familia en los últimos días, el que llegue a nuestro país un programa de televisión que de manera inteligente y divertida revise a los nuevos modelos familiares y los confronte con los tradicionales es algo muy significativo.
¿Porqué? Porque en Modern Family están retratados altos conceptos de orden moral como el amor, la fidelidad, el respeto, la verdad, etc. Algo que – según las mentes más conservadoras – solamente puede presentarse en las familias de “mami, papi e hijos” pero que en realidad están presentes en cualquier tipo de familia si existe el elemento más importante que es el amor.

Filmada como Mockumentary o falso documental, la serie sigue a tres familias diferentes: la de Jay Pritchett (Ed O’Neill…Yes…Al Bundy is BACK!!) un patriarca que ha contraído matrimonio con una mujer más jóven y latina llamada Gloria (una soberbia Sofía Vergara, si, leyeron bien una soberbia Sofía Vergara) que a su vez tiene un hijo adolescente llamado Manny (Rico Rodríguez). Jay tiene que batallar con el choque cultural y generacional que representa el estar casado con Gloria, al mismo tiempo que tiene que convivir, a su edad, con un pre adolescente que no parece estar muy interesado en respetarle.
Jay tiene dos hijos: Claire (te amo Julie Bowen) una mujer que tiene a la familia más “tradicional” de las tres mostradas en la serie. Casada con un eterno adolescente llamado Phil Dunphy (quizá el personaje más divertido de la serie interpretado por el versátil Ty Burrell) quien parece estar más preocupado por parecer “cool” ante sus tres hijos, que por ser un verdadero padre. Claire tendrá que lidiar con sus tres hijos y con un marido que no tiene realmente la intención de cambiar de enfoque lo que evidentemente dificulta la educación que ella pretende darle a sus vástagos.
Por último está el segundo hijo de Jay: Mitchell (Jesee Tyler Ferguson) quien forma una pareja con el sensacional Cameron (Eric Stonestreet). Ambos acaban de adoptar a una bebé vietnamita llamada Lilly. Jay tiene muchas reticencias aún a mostrar libremente su homosexualidad (pues incluso su padre no termina por aceptarla) mientras que Cameron la muestra literalmente cual pluma al viento. Ambos tendrán que superar sus miedos y prejuicios no solamente para salir adelante como pareja sino también para poder educar con amor a la pequeña a la que acaban de adoptar.
Me parece que ahí están los elementos para poder disfrutar de una serie que demuestra que la inteligencia puede ser divertida. Y que viene a reforzar la idea de que hoy la Televisión – especialmente la de habla inglesa – ha dejado de ser una caja idiota, para presentar series con guiones inteligentes, con elementos que nos acercan más a la realidad que vivimos hoy en día.
No se pierdan Modern Family, los martes a las 22 horas por FOX.
Estatuas…
En un debate un poco más local, en nuestra ciudad hay revuelo por la colocación de dos un par de estatuas que honran a los conquistadores de Yucatán: Francisco de Montejo “El adelantado” y Francisco de Montejo hijo, conocido también como “el mozo“. Yo no sé si existe en algún otro lugar de México una estatua dedicada a algún conquistador, pero si las hay no deben pasar de dos o tres.
Vale la pena aclarar que las estatuas fueron colocadas en el Paseo de Montejo, una de las principales avenidas de Mérida, en los últimos días de la administración panista que recientemente entregó el poder a el nuevo ayuntamiento de extracción tricolor. Existen dos posturas en torno a las estatuas: por un lado están los que dicen que es necesario reconocer a quienes dieron origen a Yucatán con su llegada a estas tierras; y por el otro lado están aquellos que afirman que las estatuas son una ofensa a la tierra del mayab.
Quienes defienden la estatua pertenecen a sectores identificados con la derecha y con ese sector de la sociedad yucateca que sigue creyendo en la existencia de una “casta divina”. Su posición está cimentada en el desprecio que historicamente han sentido por la cultura indígena (aunque hablen muchas veces, especialmente en el extranjero, de lo importante que esta es) y en la negación de la misma para privilegiar a su parte española.
Quienes pretenden que la estatua sea removida argumentan que es increíble que se dignifique a personajes que realizaron un etnocidio en contra de de la población original de Yucatán. Afirman que el comportamiento de los Montejo no puede ni deberá ser nunca un modelo a seguir para las sociedades contemporáneas. Pero también, tengo la impresión que ha aparecido un falso indigenismo cimentado en la idea de que la “nueva mayoría” que hoy gobierna al estado está más identificada con las causas mayas, lo que también lleva tras de si a la doble moral, pues el PRI historicamente ha sido un partido que ha contribuido al rezago de los pueblos indígenas.

Aún así yo estoy porque las estatuas sean retiradas. Y no me mal interpreten, yo soy un gran admirador de la cultura española, de su deporte, de su cine, de su literatura, pero no por ello voy a negar que la conquista fue un acto de exterminio cultural; y si bien me parece necesario reconocer que ese acto dio pie a una nueva cultura, la mestiza, ello no significa que debamos honrar a personas que llegaron a estas tierras y destruyeron a culturas milenarias.
Así las cosas hoy sábado…
Salud pues……
Advertisements

About davidmalborn

Escribo sobre lo que vivo y me gusta. Soy un experto en nada y un aprendiz de todo...
This entry was posted in Política, Religión, Televisión, Yucatán. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s