De The Social Network….

Seven Readers!!…

Aaron Sorkin es un genio. Solo así puede explicarse su capacidad para escribir un guión realmente perfecto como lo es el de The Social Network. De hecho, me parece que al mirar esta película uno tiene que estar de acuerdo con Guillermo Arriaga cuando pugna porque la autoría de un filme se comparta entre realizador y guionista pues aunque el talento de su director David Fincher es innegable, la película no sería tan extraordinaria sin la enorme capacidad que tiene Sorkin para escribir obras audiovisuales que se convierten en trascendentes. Así fue cuando hizo el guión de The West Wing o de la extraordinaria Studio 60 at the Sunset Strip, y si Sorkin planteó en dichos trabajos reflexiones sobre momentos históricos en los Estados Unidos que tenían impacto global, lo mismo hace ahora con el fenómeno conocido como Facebook, pero por sobre todo a esos pequeños momentos que sucedieron al interior del pequeño grupo de personas que estuvieron involucradas en el proceso de creación del fenómeno cibernético cuyas dimensiones aún no pueden (ni podrán tal vez) dimensionarse.
El guión de Sorkin es una auténtica lección de como escribir una película. Tiene a personajes perfectamente delineados, envueltos en una situación aparentemente ordinaria que poco a poco se va saliendo de su control hasta convertirse en una pugna millonaria. Esos personajes pasarán por una serie de encuentros y situaciones que serán determinantes para entender el proceso de creación de un fenómeno global.
Esa es la clave del filme. Quien piense que estamos ante una película que nos mostrará las implicaciones de tener una cuenta en Facebook, se equivoca. Facebook no es el tema del filme, lo es el grupo de personas que dieron origen a la red social; lo son las situaciones por las que tuvieron que atravesar y las razones que tuvieron para tomar ciertas decisiones. Es claro es que el filme no emite juicios morales sobre esas decisiones y lo que implican para el uso de la Red Social. Finalmente lo importante para el filme de Sorkin – Fincher, es esa pérdida de control que se desata en las vidas de los implicados en el proceso de creación de Facebook. Proceso en el que jugará un papel muy importante Mark Zuckerberg.

Zuckenberg (Jesse Eisenberg) es presentado como un individuo carente de habilidades sociales producto quizá del genio que se esconde en su interior, es decir, Zuckenberg parece tener conciencia de que el mundo simplemente no está preparado para su mente para su genialidad y eso le convierte en un ser aislado y sin las herramientas necesarias para salir de ese aislamiento. No actúa con malicia, lo hace con una despreocupada ingenuidad. No traiciona con conciencia, sino que sus traiciones son producto de esa misma incapacidad. El Zuckenberg de The Social Network, parece ser un tipo amoral, pero en el fondo es alguien con la enorme necesidad de amar y ser amado. Eso es lo que lo motiva a crear una red en la que pueda relacionarse con la gente de la única manera en la que él sabe hacerlo: a través de su genio creativo y de su capacidad para moverse en Internet.
Y Zuckenberg arrastrará en esa marea sin control a todos los que le rodean: su gran amigo Eduardo Saverin (un soberbio Andrew Garfield), a los gemelos Winklevoss (Andrew Hammer) y a quien se cruce en su camino. Se perderá completamente en un red de complicidades y traiciones y lo hará porque en su pequeño mundo la traición no tiene cabida en términos morales, su propia incapacidad emocional no le permitirá mirar cuando un acto de esta naturaleza se produce; sólo hará este reconocimiento cuando ya se encuentra en el medio de dos demandas millonarias: una, la hecha por los Winklevoss, que le produce una tremenda pereza (se sabe intelectualmente superior a los hermanos) y la otra hecha por Saverin que si termina por afectarle emocionalmente.
The Social Network es una película perfectamente estructurada. El Flashback se convierte en un importante recurso narrativo que cumple perfectamente con los cánones explicativos para los que fue creado. Uno entiende los motivos de los personajes al mirar esas regresiones en el tiempo. Punto importante es la partitura musical de Trent Reznor y Atticus Ross que funciona perfectamente para acentuar o contrapuntear a las secuencias del filme ya que por momentos se torna en algo oscuro, complejo, creando en el espectador la sensación de pérdida en la que poco a poco se van viendo inmersos los protagonistas del filme.
Quizá muchos pretendan ver en The Social Network solamente a una película sobre el proceso que llevó a la creación del fenómeno mundial conocido como Facebook. Bien, esa es una lectura superficial del filme. En el fondo, estamos ante una película que narra la historia de seres humanos que aparentemente han llegado al éxito gracias al desarrollo económico de una idea, pero que están en una constante búsqueda por cumplir con los cánones sociales a los que supuestamente deben aspirar (más si son estudiantes de la exclusiva Harvard) al mismo tiempo que están tratando de encontrar cosas que si bien en apariencia no son tan importantes, si lo son al interior de cada uno de los seres humanos: la amistad y el amor.
Un logro…
Así las cosas hoy viernes…
Salud pues……
Advertisements

About davidmalborn

Escribo sobre lo que vivo y me gusta. Soy un experto en nada y un aprendiz de todo...
This entry was posted in Obras Maestras, Películas. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s