De Libertades, Ateos y Creyentes (en tiempos de redes sociales)…

Seven Readers!!!…

 “Pienso que la burla hacia la religión es una de las cosas más importantes. Porque desmitificar un supuesto texto sagrado que ha sido dictado por Dios, y mostrar que ha sido hecho por el hombre, significa mostrar sus inconsistencias y absurdos. Uno de los principios de la emancipación humana es la capacidad de reírse de la autoridad, es algo indispensable. La gente puede llamarlo blasfemia si quieren, pero para llamarlo así tienen que suponer que hay algo sobre qué blasfemar, alguna obra divina. Yo no acepto esa premisa”…

Christopher Hitchens

Las redes sociales son un auténtico hervidero de todo tipo de manifestaciones. Pero curiosamente, como en toda comunidad, aún existen algunos temas de los cuales resulta complicado hablar. Dios es uno de ellos. El cuestionar la supuesta existencia de un ser supremo y con injerencia en la vida cotidiana de los seres humanos, sigue resultando un tema ofensivo pues el hacerlo toca a ese sistema que por años nos han enseñado que debe ser incuestionable y respetado: el sistema de creencias. Y es que si uno no está de acuerdo con tales creencias lo mejor- según dicen – es quedarse callado y guardarse sus cuestionamientos pues así no se “ofende” a quien, por una herencia cultural o por una decisión personal, decide creer que la única explicación posible a la vida y sus razones viene directamente relacionada con la existencia de un Dios omnipresente y todo poderoso.

Por lo tanto, si uno está del lado de los no creyentes, entonces más vale no mostrar ningún tipo de expresión que cuestione a cualquier creencia religiosa pues la libertad aparentemente no alcanza para eso. Es ahí donde se terminan los límites de la misma. Sin embargo esas líneas limítrofes no existen si uno está del lado de los que creen en Dios, particularmente en aquel que hemos heredado de la tradición cristiana.

Por ejemplo: esta mañana al abrir mi página de inicio en Facebook me encontré con varios mensajes como los que mostraré a continuación. Todos han sido tomados al azar:

1.1

5

2.11

4

3

Como se puede ver se trata de mensajes que reflejan tanto las creencias personales de quienes los subieron o replicaron. Todos los que los han subido lo han hecho haciendo uso de la libertad que tienen para compartir lo que se les de la gana en sus muros. Pero qué me dirían si les dijera que todos estos mensajes me parecen particularmente ofensivos, qué insultan a mi inteligencia porque están tomando como real una historia de cuento de hadas, qué me ofenden porque toman como verdad cuestiones que no pueden aún se demostradas, qué son ofensivas porque apelan a la idea de un Dios personal con injerencia en la vida de todos los seres humanos, incluyendo la de un No Creyente como Yo.  Por supuesto que nadie que comparta tales cosas se pone a pensar si éstas resultan ofensivas. Compartir la fe en Dios es algo socialmente aceptado y seguramente, con mucha razón, tacharían de intolerante y loco a quien pudiera sentir que su intelecto o emoción se siente atacado por los conceptos arriba compartidos. Otra respuesta también sería que cada quien es libre de hacer lo que quiera con sus muros o espacios virtuales, y también tendrían razón. Realmente sería un locura pedirle a alguien que evite compartir sus creencias por más disparatadas que éstas sean. El hacerlo no solamente es ridículo sino hasta peligroso pues sería un signo de franco y retrógrada autoritarismo
Sin embargo eso no aplica si uno está del otro lado de la moneda.

Hace unas semanas subí la siguiente imagen a Facebook:

Jesus

La imagen es particularmente puntillosa y graciosa por que detrás de la inocencia planteada en sus dibujos se esconde un grandioso chiste, pero no faltó quien se sintiera “ofendido”  y  me tachara de agresor, de ser un “vulgar bully” de creencias personales (incluso perdí dos contactos en Facebook quienes – con toda libertad también – decidieron borrarme y por ende mis publicaciones de sus muros). El hecho no pasó de ser una simple anécdota más de las muchas que ahora integran la parte virtual de nuestras vidas, pero no por ello no deja de ser una anécdota significativa porque me parece una muestra más de que la tolerancia en el caso de las creencias, solamente aplica para un lado de la moneda: para el de los creyentes. El hacer mofa de un sistema de creencias – no de una creencia personal – el cuestionarle, el debatirle, sigue siendo un tabú para nuestra sociedad aún para aquella que habita en el ágora tan diversa de las redes sociales. ¿Cómo pedir entonces tolerancia y respeto, cuándo éste no es recíproco?. Hay mucha hipocresía y falsa corrección política en todo este asunto.
Recientemente leí que el verdadero ateo es aquel que no debate la existencia de Dios, es decir el que mantiene sus dudas y sus cuestionamientos a la divinidad en silencio, pues al no creer no tiene la necesidad de cuestionar a la fe en algo divino. Por otro lado, el verdadero cristiano (solo por citar al grupo más amplio de creyentes con el que tengo contacto)  es aquel que predica la “palabra de Dios”, que busca convencer a otros de que la verdad está de su lado, incluso su deber es el de convertir a los no creyentes a su causa con base en la libre expresión de sus creencias. ¿Notan ustedes la diferencia y las restricciones entre ambos conceptos?. A mi me parece que no existen ni los “verdaderos ateos” ni los “verdaderos cristianos”. Somos seres humanos con diversas maneras de interpretar al universo y a la vida, habrá quien quiera guardarlas para si y habrá quien tenga la necesidad de expresarlas, de hacerlas públicas. Pero si nos vamos por el segundo camino debemos estar conscientes que exponemos nuestras creencias al debate o incluso a la burla. La libertad de expresión no solamente se trata de expresar lo que pensamos o sintamos, sino también de recibir en el mismo sentido lo que otros piensen sobre lo que hemos dicho, compartido o escrito, aún se trate de críticas o burlas. Si podemos entender que así funcionan mejor las cosas, seguramente avanzaremos en otros aspectos más importantes que envuelven a la libre expresión de las ideas y que puedan coadyuvar a un mejor futuro para todos.

Así las cosas hoy jueves…

Salud pues……

Advertisements

About davidmalborn

Escribo sobre lo que vivo y me gusta. Soy un experto en nada y un aprendiz de todo...
This entry was posted in Internet, Uncategorized and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s