Del Regreso de Carrie Mathison…

Seven Readers!!!…

Warning: este post contiene spoilers. Si ustedes aún no terminan de ver la tercera temporada de Homeland o tienen planes de hacerlo, tal vez es mejor que cierren esta ventana y regresen una vez que lo hayan hecho. Advertidos están.

Al término de la tercera temporada de Homeland (probablemente la mejor de todas), los que seguimos la intrincada historia de amor, odio, patriotismo, espionaje y terrorismo, nos hacíamos la misma pregunta: ¿Qué pasaría con Carrie Mathison?. La horripilante forma en la que Nicholas Brody perdió la vida – y de la que Carrie  fue testigo –  bastaba ya para que la delgada línea que mantiene cuerda a Mathison terminara por quebrarse, a lo que había que añadirle el hecho de que la compleja y dolorosa relación entre los dos renegados tuvo como fruto un embarazo no deseado.

Carrie

Y es que Carrie Mathison es un personaje muy complejo, lleno de aristas que quizá le convierten en el personaje femenino más interesante que tiene la televisión de estos días. Una mujer que ha cargado sobre sus hombros responsabilidades terribles cuyas repercusiones terminan afectando su vida, la de su familia y la de miles de desconocidos que viven en un mundo dividido por el un odio irracional. Alguien que no debía, que no podía permitirse, el haberse enamorado y mucho menos de quien se convirtió en un héroe y en una víctima del propio juego creado por ella. Porque hasta el final, Nicholas Brody fue solamente un chivo expiatorio, un damnificado de una circunstancia en gran parte creada por Carrie. “Casualty of War” le llaman en inglés y el término resulta justo para definir el destino de Brody, pero también el de Carrie, porque si algo quedó claro al final de la tercera temporada de Homeland, es que todos los involucrados en la guerra terminan siendo afectados por la misma.

¿Y ahora?.

Carrie Mathison tendrá que enfrentarse a las consecuencias de lo ocurrido en la anterior etapa de su vida. Tiene una hija si, ¿pero será capaz de ser madre?, ¿tendrá la capacidad de cambiar pañales, contar historias inocentes antes de dormir, de llevar a su pequeña a la escuela? o, lo que aún es más complicado: ¿podrá alguna vez hablarle de su padre, de lo que significó para ella, para el país, para el terrorismo?, ¿podrá contarle lo que sintió al verle colgado en medio de una multitud que clamaba por su sangre?, ¿o terminará refugiándose en su trabajo, en esa labor como agente de la CIA que le genera descargas de adictiva adrenalina, en esa fijación que tiene por resolver intrigados misterios, por atrapar a quienes representan amenazas a las seguridad nacional?. ¿Seguirá siendo una amenaza para ella misma?, ¿regresarán sus tendencias suicidas y depresivas?, ¿podrá lidiar con lo que lo espera en la violenta Islamabad?, ¿finalmente escuchará a Saul Berenson el hombre que la ama como una hija, el jefe de quien ha aprendido todo lo que sabe y a quien no solamente busca emular sino, con gran desesperación, superar?, ¿será capaz de enamorarse nuevamente?.

Homeland ha iniciado su cuarta temporada. El capítulo inicial fue violento, desgarrador, brutal, y sentó las bases de un nuevo juego. Atrás han quedado las persecuciones para evitar un atentado terrorista en territorio norteamericano generado por un héroe nacional. Ahora, se trata de resolver un problema de índole terrorista y diplomático en el complejo Paquistán. Ese país que tiene la desgracia de compartir frontera con Afganistán y que es un punto neurálgico para tratar de detener escaladas de violencia en el mundo, mientras dentro de su territorio la sangre corre a raudales. Y aunque Al Qaeda ya no parece ser una amenaza, ISIS hace presencia en el nuevo escenario argumental de la serie. Y quien está ahí para huir de si misma y al mismo tiempo tratar de encontrarse, es Carrie Mathison. Es un lujo verla, sufrir con ella, correr con ella, caminar con ella, reír con ella, llorar con ella, lamentar su soledad, su enfermedad. Nuestra bipolar favorita está de regreso y todo indica que su jornada se irá tornando más difícil, cómo si eso fuera posible.

Así las cosas hoy martes…

Salud pues……

 

Advertisements

About davidmalborn

Escribo sobre lo que vivo y me gusta. Soy un experto en nada y un aprendiz de todo...
This entry was posted in Obras Maestras, Televisión and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s