De Exodus: Dioses y Reyes…

Seven Readers!!!…
La historia de Moisés y la salida de los hebreos de Egipto es una de las más interesantes en términos narrativos de la ficción bíblica. En realidad no existe ningún registro histórico que documente la esclavitud de todo un pueblo en el antiguo Egipto y su abrupta liberación después de una serie de eventos catastróficos sufridos por los egipcios. Sin embargo, la leyenda tiene elementos mitológicos que la convierten en una épica y en el fiel reflejo del comportamiento del Dios del Antiguo Testamento Bíblico.
Por supuesto que una historia con tales características tiene todos los elementos para hacerla atractiva al cine hollywoodense. En 1956 Cecil B. DeMille rodó la historia llevando a Charlton Heston y Yul Brynner como los personajes antagónicos en una épica que aún sigue teniendo un impacto muy fuerte en el cine de nuestros días, e incluso el episodio bíblico fue retomado en la estupenda cinta animada de 1998 The Prince of Egypt producida por Dreamworks con las voces de Val Kilmer y Ralph Fiennes. Sin embargo ambas cintas adolecen de una presentación crítica del personaje de Moisés. En las dos es un héroe que asume su posición como líder de los esclavos judíos prácticamente sin dudar sobre lo que Dios ha destinado para él, es decir, asume una fe que no ha sido suya sin ningún tipo de cuestionamiento, la razón no es un instrumento importante en la construcción del personaje sino éste se mueve básicamente a través de su recién adquirido sistema de creencias.
Uno de los grandes aciertos de Exodus: Gods and Kings (Éxodo: Dioses y Reyes) de Ridley Scott, es que el británico la da un giro a esa construcción y presenta a un Moisés dispuesto siempre a confrontar, tanto racional como pasionalmente, a quien le ha elegido para ser pieza de un perverso juego de ajedrez en el que dos naciones se enfrentarán con consecuencias terribles que terminarán afectando a todos los involucrados en el proceso de liberación de los judíos. Desde un principio Moisés (un extraordinario Christian Bale)  se muestra escéptico ante las creencias egipcias y no abandonará ese escepticismo incluso cuando Dios se le presenta por primera vez en una visión acompañando a una ardiente zarza. Es un hombre que nunca dejará de sufrir por las consecuencias que acarrea consigo el enfrentamiento entre dos naciones del que termina siendo una pieza clave aún sin aceptarlo nunca del todo.

Exodus-Gods-And-Kings-2

El otro gran acierto es la caracterización que hace Scott de la figura de Dios, pues existe una transgresión importante que acerca aún más al personaje a la representación que de él se hace en el Antiguo Testamento. Scott lo dibuja como un niño caprichoso que ha mirado indiferentemente a su supuesto “pueblo elegido” durante 400 años de esclavitud y que de pronto decide intervenir caprichosamente, divertido ante el juego que él mismo ha armado e impertérrito ante la muerte y el sufrimiento de los seres humanos, incluso ante el genocidio de inocentes que simplemente tuvieron la mala fortuna de estar en el bando equivocado. Esa mirada crítica es lo que engrandece a la aproximación de Scott a la mitología bíblica.

Exodus: Gods and Kings lleva todo el sello de Ridley Scott. Su personaje principal tiene un destino prácticamente manifiesto al que tendrá que enfrentarse de manera inevitable. Su Moisés está ahí para cumplir con una labor que terminará por redefinir el contexto que le rodea. En ese sentido tiene una gran relación con otros personajes de la filmografía del británico como Rick Deckard, Ripley o el General Maximus. Personajes cuya situación personal se transformará a partir de hechos fortuitos que provocarán que adquieran un liderazgo que les llevará a un proceso de cambio, auto descubrimiento y transformación – como ya mencionaba – de todo y todos quienes les rodean.

La película tiene momentos cinematográficamente impecables. La presentación de las plagas que azotan a los egipcios es uno de ellos, pues adquiere – a través de los efectos visuales, el sonido y un estupendo trabajo de montaje – una secuencia lógica que tampoco se había presentado en las anteriores recreaciones del episodio bíblico. Aquí una plaga es prácticamente consecuencia de la otra, dotando de mayor sentido a algo que por si solo realmente no lo tiene.

Exodus: Gods and Kings no es lo mejor de la filmografía de Ridley Scott, pero si es una aproximación moderna a un mito antiguo, es ahí en donde recae su gran virtud. Un filme épico, entretenido y por momentos muy crítico hacía figuras que anteriormente parecían ser incuestionables.

Así las cosas hoy domingo…

Salud pues……

Advertisements

About davidmalborn

Escribo sobre lo que vivo y me gusta. Soy un experto en nada y un aprendiz de todo...
This entry was posted in Películas and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s