De Mad Max o la Sinfonía de la Violencia…

Seven Readers!!!…
Cuando un Chico de la Guerra está a punto de morir, prefiere hacerlo en un acto que demuestre su valor o su entrega a la causa que dice defender. El morir heroicamente le supone una entrada a un paraíso en el que – aparentemente – recibirá honores inimaginables. Si se encuentra en una situación de esta horrible naturaleza, pedirá a sus compañeros que sean sus testigos, que den testimonio de una muerte valerosa, del cumplimiento de una causa fanática en la que la violencia es el fin último para continuar sosteniendo a un feudo distópico y decadente.
Pues seamos testigos.
Testigos de Mad Max: Fury Road. Una violenta, vertiginosa y vibrante sinfonía visual filmada en un continuo “Allegro Prestissimo con fusco”, deteniéndose en algunos momentos para regalarnos planos compuestos por hermosas postales cinematográficas que retratan a personajes en mundo árido, desolado, desgarrado por los excesos de una humanidad que se lo ha consumido, pero que aún mantiene a esa gran mentira conocida como la esperanza y que le permite a algunos desquiciados tratar de encontrar cierta cordura, cierta justicia en una sociedad que ha desterrado a estos y a otros conceptos similares.
“Mi Nombre es Max” – dice en voz en off el personaje interpretado por Tom Hardy – “Mi Mundo es Sangre y Fuego”, se presenta así un héroe que afirma tratar de rescatar a personas de los peligros que se presentan en el Apocalipsis que se ha convertido en su cotidianidad. No hay tiempo para más presentaciones. Superado en Número y en armamento es capturado por un grupo de Chicos de la Guerra quienes le llevan para convertirse en un banco de sangre ambulante. Le conectan a Nux (Nicholas Hoult) un guerrero que ha perdido el vital líquido en el combate. A partir de ese momento ambos compartirán vida, compartirán muerte. A Max le torturan las imágenes de aquellos a los que trató de salvar a quienes ve en confusas y violentas pesadillas. Por ello cuando es arrastrado fortuita y violentamente a una campaña por rescatar a un grupo de mujeres que significan, quizá, el último resquicio de un mejor futuro para la humanidad.

Mad-Max-Fury-Road

Mujeres lideradas y liberadas por Imperator Furiosa (Charlize Theron, gigantesca) una guerrera que ha secuestrado a las esposas del tirano que gobierna a la sociedad llamado Inmortan Joe (Hugh Keys – Bearne).  Mujeres que lideradas por los ovarios de Furiosa – quien resulta ser la verdadera protagonista del filme – están tratando de llegar a un mitológico lugar cuya promesa de esperanza está reflejada en el Verde que lleva por nombre. Y lo hacen no solamente para alcanzar un lugar en donde comenzar de nuevo, sino sobre todo porque están hartas de ser tratadas como un mero objeto de reproducción. Están en la búsqueda de recuperar a la dignidad perdida, de recuperar a su humanidad misma.
George Miller ha filmado una película que podría ser catalogada como feminista, pero no en el sentido de empoderar a la mujer sobre el hombre, sino en el de reconocer las características propias de su género y tratar de encontrar igualdad en la diferencia. Por ello es que Furiosa no dudará en aceptar la ayuda de Max y de Nux- personaje que entra, como todos en el filme, en un proceso de redención – en la consecución de sus propósitos. No lucharán como subordinados unos de otros, sino que lo harán en igualdad de circunstancias reconociendo en el otro a un compañero de lucha.

Y esa lucha estará enmarcada por movimientos sinfónicos violentos y rockeros, que emanan un aire punk radical, mientras la sección de percusiones está compuesta por el sonido del acero cuando choca contra el acero y ejecutada por acróbatas que danzan al compás de vertiginosas tomas que retratan una coreografía ejecutada a la perfección y que traslada al espectador a experimentar el vértigo provocado por la maestría de un septuagenario director dispuesto a transgredir cualquier teoría del género cinematográfico.

Porque a pesar de que la película está ambientada en un mundo post apocalíptico y distópico es complicado afirmar que se trata de un filme de ciencia ficción. Fury Road es por sobre todo una mezcla genérica que toma elementos del western y del road movie para generar un entrópico y original deleite cinematográfico, que a pesar de tener algunas pequeñas lagunas en su guión, termina por cautivar por la grandeza de explosiones que llevan la marca de un director dispuesto a reconstruir la mitología que creó hace 30 años, de generar un nuevo objeto de culto en mundo que – lamentablemente – parece acercarse cada vez más al retratado en el filme.

Un logro.

Así las cosas hoy viernes…

Salud Pues……

Advertisements

About davidmalborn

Escribo sobre lo que vivo y me gusta. Soy un experto en nada y un aprendiz de todo...
This entry was posted in Obras Maestras, Películas and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s