De ¿Un Voto Razonado?…

Seven Readers!!!…

¿Cómo voy a entrar en razón 
si nunca salgo de mi asombro, 
si cada vez que buscas la solución 
es para cargarla sobre nuestros hombros? 

Mientras todos dicen 
“nadie es culpable de nada”. 
Dime si sonrío 
con la gravedad adecuada. 
Tiempo de ladrones, 
de cerrar las persianas. 
De lo que me digas 
nada de nada. 

Fito Cabrales

Me encuentro en la intimidad de la urna electoral. Ante mi se esgrime la boleta con los logotipos de los partidos que se disputan el botín político y económico que los resultados electorales traerán consigo. Dudo. Trato de repasar en escasos minutos todos los argumentos leídos anteriormente sobre la abstención, el voto nulo y lo que a muchos les ha dado por llamar “el voto razonado”. Sigo preguntándome que hago ahí cuando casi instintivamente pienso que debo salir corriendo, romper la boleta y mandar a cada uno de esos candidatos bananeros al lugar que se merecen. El panorama que como electores, como ciudadanos, se nos presenta es lamentable: ni siquiera existe un menos malo por el cual votar, no parece haber una alternativa real que prometa un mínimo grado de representatividad ciudadana en los ayuntamientos, congresos locales y en el Congreso de la Unión.

Soy un ciudadano más tratando de utilizar el sentido común mientras estoy a punto de decidir algo tan importante como el darle mi voto a alguna persona y/o institución política que participa en la contienda electoral. Durante las campañas hice mi labor: informarme sobre los candidatos y sus propuestas. La labor fue en vano. Intenté encontrar un programa de gobierno municipal que anteponga al bien común sobre el particular, un proyecto que atendiera las necesidades reales de la gente y que construyera los cimientos de una ciudad, moderna sí, pero sobre todo más justa, más igualitaria y más respetuosa de la diversidad cultural. Traté de hallar proyectos legislativos que busquen generar mejores leyes respecto a lo social, a lo económico, a lo artístico, a lo deportivo; proyectos que legislen a favor de garantizar el pleno respeto a los derechos de los hombres, de las mujeres, de los niños, de los pueblos indígenas, de los homosexuales, de todos. No los encontré.

Lo que si hallé fue campañas con promesas sin sustento, populistas y que ofrecían retales de remedios en lugar de verdaderos proyectos de cambio. Encontré a candidatos bailando, cantando canciones, caminando como locos porque alguien les vendió la idea que en esta campaña había que “acercarse a la gente”; campañas que parecían un concurso para ver quien era capaz de componer el jingle más ridículo y una vacuidad impresentable que terminó por convertirse algo francamente repulsivo.

¿Intercambio de ideas?, ¿Debate?. Hubo candidatos que ni siquiera tuvieron el interés de asistir a lo más cercano que existe a un ejercicio similar, no fueron simplemente porque no saben confrontar ideas, porque no quieren cuestionar ni ser cuestionados debido a su incapacidad o porque creen que ellos están por sobre todos los demás y no necesitan de tales cuestionamientos. ¿Y los que fueron? jamás debatieron. Siguieron con su retahíla de propuestas lanzadas al vacío, nunca entendieron (o no quisieron entender) que se trataba de cuestionarse mutuamente, de confrontar sus ideas con las de otros. Se ciñeron todos al mismo guión mostrando que prácticamente están cortados con la misma moneda: la del cinismo, la de la incapacidad, la del interés particular.

Al final partidos y candidatos resultaron en lo mismo: son impresentables y me parece que que están conscientes de ello, por eso llevaron a cabo las campañas que vimos en los últimos meses tratando – infructuosamente – de ocultar lo que son realmente.

berdeja-12-2-15


“Sal a Votar” dice pomposamente una campaña promovida por las cúpulas empresariales yucatecas. A los empresarios parece urgirles la legitimación electoral de un sistema que ha sido particularmente benévolo con ellos. No son los únicos. Muchos analistas políticos nos piden que razonemos nuestro voto, que votemos porque ni la abstención, ni el voto nulo le hacen un daño real a los partidos políticos. Que la anulación del voto responde más a una pose que a una posición política. Curiosamente muchos de esos analistas han tenido por años una postura crítica hacía el sistema con argumentos emparentados con la izquierda, lo que parece corresponder a que en la boleta estará por primera vez MORENA el partido de Andrés Manuel López Obrador. Es decir: existe hoy un franco interés desde posiciones políticas completamente diferentes en captar el voto ciudadano ya sea para legitimar al actual sistema o para permitir que los supuestamente diferentes entren alegremente a los presupuestos y a las prerrogativas emanadas de los partidos políticos.
Nos prescriben entonces la receta del voto razonado. No sé si dan cuenta de lo que nos piden: que usemos la razón para decidir entre lo irrazonable, entre lo indefendible, entre lo impresentable. La contradicción para usar la razón y emitir un voto en favor de los que hoy se presentan se cuenta sola.

Que más quisiéramos los ciudadanos que unirnos a ese llamado a votar porque realmente existen alternativas entre las cuales razonar, porque sabemos que hoy nuestro voto sería una garantía de representatividad popular en los Congresos, en los Ayuntamientos. Pero eso no es así. Saldremos a votar por lo mismo o incluso por versiones empeoradas de eso mismo. No, no puede emitirse un voto esgrimiendo a la razón como argumento. En todo caso el voto razonado al igual que el nulo es en estas elecciones una auténtica falacia.


Me encuentro en la intimidad de la urna electoral pensando. ¿Debo salir corriendo?, ¿Debo anular?, ¿Debo votar por uno de los que se están frotando las manos ante lo que tendrán frente a sí en caso de llegar a un puesto de elección popular?, ¿Debo votar por uno de esos nombres impresentables?. Ni ahora, ni cuando llegue ese momento tengo una respuesta y ello es realmente triste, lamentable. El sistema de partidos nos ha fallado, la autoridad electoral también. El voto debería ser algo para celebrarse porque debería implicar que los ciudadanos tengamos a representantes que defiendan los intereses ciudadanos por sobre cualquier otro. En México no es así. El voto no es arma real, es, en este momento, un mecanismo más para que los mismos de siempre sigan favoreciendo a los mismos de siempre, para que las cosas sigan como hasta ahora sin posibilidad alguna de cambio.
No sé lo que haré el próximo domingo. Lo que si sé es que esa noche probablemente vea las “celebraciones” de los ganadores, de aquellos que pensando solamente en su bienestar individual se unen a tal celebración porque han garantizado un “hueso” por los próximos 3 o 6 años.  También veré las quejas de los perdedores, de los que argumentarán fraude y mandarán al diablo a las instituciones pero que luego regresarán a la curul o ocuparán por primera vez una con la certeza de que recibirán por ello una dieta llena de dinero y prestaciones. Sentiré una gran pena por este país y por los que saldrán a las calles a manifestar su “alegría” por la victoria de alguien que muy probablemente se olvide de ellos al día siguiente.
Y me preguntaré de nuevo como cada elección hasta cuando permitiremos que las cosas sigan como van a seguir, hasta cuando permitiremos que los impresentables sigan en el poder público. Me preguntaré si algún día el pueblo les dará la espalda, sí algún día las cosas cambiarán y este país se hará más justo, más democrático, más igualitario. Me preguntaré si algún día podremos…

Así las cosas hoy martes…

Salud pues……

Advertisements

About davidmalborn

Escribo sobre lo que vivo y me gusta. Soy un experto en nada y un aprendiz de todo...
This entry was posted in Política, Uncategorized, Vida Cotidiana and tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s